Sebastián Santos y su dolorosa portuense

Sebastián Santos y su dolorosa portuense

Comparte en tus Redes Sociales

Desde bien pequeño, se sintió atraído por el arte del modelado. Realizó sus primeros estudios en la escuela de su localidad, dónde aprovecharía todas las oportunidades que se le presentó. En las calles de su pueblo descubre el barro, que aprovecharía para hacer sus primeras figuritas, que modela con sólo ocho años, sin la aprobación ni el agrado de sus padres. En esta época, sus fuentes de inspiración serán la naturaleza, los animales y la iconografía de su parroquia, especialmente la Inmaculada Concepción y san José.

Sebastián Santos Rojas

Sebastián Santos Rojas, nace en Higuera de la Sierra, Huelva, el 4 de noviembre del año de 1895. Fue el pequeño de doce hermanos. Los primeros años de su vida transcurren felices, dentro de la normalidad, a pesar de las dificultades económicas que vive su familia.

El matrimonio Girón Ordóñez, se interesan por Santos y su afición artística y le pagan su traslado a Sevilla y la propia estancia en el internado de los Salesianos de la capital, durante el curso 1907-1908. A los trece años de edad ayuda a su padre, en tareas de albañilería y en el cuidado de cabras en una modesta finca familiar. La ocupación de pastor le permite disponer de tiempo, que lo dedica a seguir modelando y tomando como modelo los animales que cuida.

En 1918 se encuentra en Sevilla, llamado al servicio militar, tras el cual decide no volver a su pueblo y buscarse la vida en la ciudad, siendo este un período difícil para él, viéndose obligado a trabajar de portero, de ayudante en los talleres de cerámica Montalván y posteriormente en los de Pedro Navia, para costearse su formación artística, acudiendo a clases en la Escuela de Artes y Oficios al finalizar su jornada llaboral. Aquí tuvo como profesores al pintor Gonzalo Bilbao y al escultor Francisco Marco Díaz-Pintado. Colabora también en el estudio del escultor Manuel Delgado Brackenbury.

Sus comienzos en el mundo de la imaginería los inicia ya un poco mayor. En el año de 1929 monta su propio estudio y vivienda en una casa de la calle Castellar de Sevilla, donde comienza a recibir numerosos encargos.

Contrajo matrimonio con Francisca Calero, en el año de 1933, de cuya unión nacerían cuatro hijos. Se instaló en la calle Santiago, donde realizará la mayor parte de su amplia obra. La gran demanda de trabajo, hace que se rodee de todo un equipo de trabajadores. Su trabajo estará centrado principalmente alrededor de la escultura religiosa, primordialmente del tema mariano, entre las que se encuentran, entre otras:

Para Sevilla, la Virgen de la Concepción, de la Hermandad del Silencio, la Virgen de los Dolores Coronada, de la Hermandad del Cerro, la Virgen del Refugio de la Hermandad de san Bernardo y la Virgen de las Penas, de la Hermandad de Santa Marta.

Cuatro de las dolorosas de Sebastián Santos: Virgen del Refugio, Virgen del Cerro Coronada, de Sevilla, Virgen de la Estrella de Jerez de la Frontera y Virgen de las Penas de Sevilla.

Para Cádiz y su provincia la Virgen de la Soledad, de la Hermandad de la Vera+Cruz, la Virgen de la Estrella, de la Hermandad de Cristo Rey de Jerez de la Frontera, así como María Santísima de Consolación y Lágrimas, de la Hermandad de Vera+Cruz de El Puerto de Santa María.

María Santísima de Consolación y Lágrimas, es una imagen de dolorosa, de candelero para vestir, es decir, solo posee el busto con la cabeza y las manos talladas. Es de estilo neobarroco y mide aproximadamente 168 centímetros. Sebastián Santos la realizó en el año de 1968. La Virgen aparece con una expresión de dolor en su rostro, típico por otra parte del autor y con la mirada y la cabeza al frente. Sus manos, abiertas, están llenas de expresividad.

Primer plano de María Santísima de Consolación y Lágrimas de El Puerto de Santa María

Otras obras de Sebastián Santos son El Cristo de la Sagrada Cena (1955) de la Hermandad sevillana del mismo título. El Cirineo que durante muchos años acompañó al Cristo de Pasión de Sevilla. La imagen de Santa Marta de la Hermandad de Santa Marta, de Sevilla y El Cristo del Perdón, realizado en Sevilla en el año de 1944, considerado su obra culmen. Esta obra está inspirada en la imagen del Cristo de la Clemencia, de la Catedral Hispalense.

Como algunos de sus compañeros de profesión, fue autor de algunos monumentos para Sevilla como el busto del monumento a Juan XXIII, ubicado en la calle Verbena de la Paloma, la estatua de Carmen la Cigarrera del paseo de Colón y la estatua de medio cuerpo del escultor Manuel de Cervantes, en la calle Entrecárceles.

Fue profesor y miembro fundador de la Escuela de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría de Sevilla.

Sebastián Santos Rojas, fallece el 16 de julio del año de 1977 en la ciudad de Sevilla.