Patronas de Cádiz: Nuestra Señora de las Nieves, Arcos de la Frontera.

Nuestra Señora de las Nieves, es una talla de vestir, de las llamadas de candelero (solo tiene las manos y la cabeza talladas).

Se venera en el altar mayor de la Basílica Menor de Santa María de la Asunción. Su festividad se celebra el día 5 de Agosto, con una procesión por las angostas calles del casco histórico arcense.

El nombre de esta imagen viene dado por el día en que, según cuenta la historia, fue encontrada, el día 5 de agosto, por unos pastores y a partir de ahí se fundó la Hermandad, por el gremio de los pastores.

Nuestra Señora de las Nieves.

En el año de 1757, Fray Ramón del Rosario, Lector y Comendador del Convento de los Mercedarios Descalzos, escribía lo siguiente: “El origen de la milagrosa imagen de Nuestra Señora de las Nieves se ignora, y sólo se conserva en esta ciudad por tradición antiquísima, que la dicha imagen fue hallada o aparecida en la restitución de esta ciudad a los cristianos por las invictas armas del Rey Don Alonso el Sabio, en un pocito como de cuatro varas de profundidad, en donde está una como capilla que tiene poco más de dos varas de alto y una y media de largo y cinco cuartas de latitud, sobre cuyo pozo se fundó la iglesia que aún se conserva y persevera en la misma forma, creyéndose que en la retirada de los cristianos éstos la ocultaron en dicho sitio, en donde la Divina Providencia la mantuvo por muchos años hasta que fue hallada, no sabemos si por revelación divina, o por misteriosa casualidad, ni en qué tiempo, aunque no pudo ser mucho despues que se restituyera esta ciudad a los cristianos, por no haber memoria fija, ni de su aparición ni de su hallazgo, lo que concluye su mucha antigüedad, como lo es la constante tradición de ésta. Verifícase fue en dicho sitio hallada o aparecida la dicha Señora, por los muchos milagros que ha obrado Dios con las aguas de dicho pocito, de las que han usado y usan los enfermos, consiguiendo su entera sanidad muchísimos”.

El 24 de febrero del año de 1737, el Cabildo Municipal arcense, acordaba nombrar a la imagen de Nuestra Señora de las Nieves, Copatrona de la ciudad, juntamente con la Virgen del Rosario que lo venía siendo por antigua tradición.

Viste la Santísima Virgen el atuendo mercedario, con escapulario, correa y el escudo de la orden en el pecho y manto blanco, que nunca se le ha quitado desde que se lo pusieron los religiosos de la orden. Su cara se enmarca con un rostrillo de encaje blanco con pedrerías y cristales. Luce ráfaga de plata sobredorada y es tocada con una corona de idéntico material, portando un cetro en la mano derecha. Al contrario que otras patronas, Nuestra Señora de la Nieves, no porta en sus manos al Niño Jesús. A sus pies lleva una media luna con estrellas de sus puntas.