A vueltas con el Sábado Santo

“El obispo Mazuelos otorga el privilegio al Santo Entierro de no ir a la Catedral”. Así titulaba, hace unos días, un periódico de Jerez de la Frontera esta noticia de calado en el mundo Cofrade, y digo de calado por dos razones: La primera por que con este decreto se rompe la Carrera Oficial en la jornada del Viernes Santo, en su último tramo, y la segunda por que hace que muchos, vuelvan a hablar del tan comentado Sábado Santo en Jerez.

El obispo Mazuelos con el Papa Francisco en 2018.

El “privilegio”, y lo entrecomillo por que para mí más que un privilegio, es hacer bajar un escalón a la Hermandad del Santo Entierro jerezano, aprueba que la Cofradía haga Estación de Penitencia en la plaza de la Asunción, sin llegar a la Santa Iglesia Catedral, en la Semana Santa de 2020. Esta excepción se otorga con el fin de que la Cofradía pueda recortar su itinerario y horario y así poder recogerse a una hora más temprana. En dicho decreto se argumenta que este “privilegio” se establece al estar el Cabildo Catedral y el ordinario del lugar en la plaza de la Asunción, acompañando a la procesión.

Verdad es que esta noticia ha sido bien recibida en la Corporación, ya que le permitirá poder recortar el horario y así evitar hacer su entrada ya en la madrugada del Sábado Santo. El resto de Hermandades de la jornada, se verían perjudicadas, ya que tendrán que retocar sus horarios, por no decir del desagravio para los usuarios de los palcos en la zona de José Luis Díez, que no podrán ver pasar a la última Cofradía de la jornada.

Varias son las vueltas que se le ha dado al tema, y también son muchas las opiniones vertidas sobre esta jornada, ya que muchas personas, amén de la propia Hermandad, no veían con buenos ojos las altas horas de la madrugada a las que deambulaba por las calles jerezanas.

Paso del Santo Entierro de Jerez de la Frontera.

Llegados a este punto, se ha procedido a poner un parche, otro más, en una jornada que, más tarde o más temprano, tendrá que ser profundamente remodelada, bien por la incorporación de nuevas Hermandades, bien por la inercia de los propios tiempos. Es por ello que tendrá que ponerse sobre la mesa alguna vez la, tan temida por algunos y esperada para otros, jornada del Sábado Santo.

Son muchas las ciudades, de otras Diócesis, que tienen procesiones en esta jornada, ¿Por qué en Asidonia-Jerez no? Algunos dicen que por que no se puede, otros que no tiene sentido que una parte de los cristianos estén celebrando aún la muerte de Cristo, mientras otros celebran ya la Pascua de Resurrección, otros que por que el señor Obispo, sencillamente, no quiere.

En el año de 1956 el, por entonces, cardenal Bueno Monreal firmaba un decreto que permitía procesiones el Sábado Santo. De echo la propia Hermandad de la Piedad jerezana, organizó un Santo Entierro Magno, con la incorporación de varias Cofradías más. Cuatro años después de crearse la diócesis de Asidonia-Jerez, en el año de 1984, don Rafael Bellido Caro, por entonces Obispo de la Diócesis, firmó un decreto por el que se prohibían las procesiones en esa jornada, y las dos Hermandades que procesionan ese día (Santa Marta y Santo Entierro) tuvieron que irse a otros días de la Semana Santa. Fue entonces cuando la Hermandad del Santo Entierro pasó a ocupar la última posición del Viernes Santo.

Desde hace bastante, muchos cofrades se preguntan ¿por qué si en otras localidades de la provincia, y de fuera de ella, hay jornada de Sábado Santo, en la Diócesis de Jerez no?

En su momento don José Mazuelos dijo que podrían salir procesiones, el Sábado Santo, por la mañana o al menos que la última Cofradía estuviera fuera de la Catedral, con la suficiente antelación para que se pueda preparar la Vigilia Pascual con tiempo. También ha comentado el Obispo que las Hermandades deben ir a la Catedral siempre, sí o sí. Por eso, es de difícil comprensión este decreto que acabamos de conocer.

Hay dos Hermandades en Jerez, Santo Entierro y Mortaja, que varias veces han manifestado su deseo de poder procesionar en un futurible Sábado Santo. Llegados a este punto, ¿podría plantearse desde el Obispado realizar un decreto, aunque solo sea para ciudad de Jerez que es la que tiene el problema, para que el Sábado Santo se pueda procesionar? Si fuese así, ¿Podría recoger este decreto que las Hermandades deben estar recogidas en sus templos antes de las diez de la noche, para así celebrar la Pascua de Resurrección? ¿Obligará a cambiar los Estatutos de la Hermandad de la Piedad, si en ellos recoge el itinerario y dice que debe hacer estación penitencial en la Santa Iglesia Catedral para que, en su caso la Estación de Penitencia quede registrada en la plaza de la Asunción? O por el contrario, ¿el decreto exime de cumplir este último punto? Por último, si el Cabildo Catedral y el ordinario del lugar está en la plaza de la Asunción otro día, ¿Tiene sentido que las Hermandades lleguen hasta la Catedral?

Verdad es que este futurible decreto, el de que haya Sábado Santo solo en la ciudad de Jerez, podría verse, desde otras localidades de la Diócesis, como discriminatorio hacia estas, aunque en otros lugares de la Diócesis, no se da esta problemática.

Con la jornada del Sábado Santo, se solucionaría el “problema” que se crea en el último tramo de la Carrera Oficial, con la puesta en marcha de este decreto, en la que sus usuarios se verán afectados por no poder ver pasar la Cofradía de la Piedad, “gracias” al decreto obispal.

Cierto es que la Semana Santa de Jerez, declarada Bien de Interés Turístico Nacional el 25 de febrero de 1993, no se merece terminar una jornada como la del Viernes Santo, de esa manera. Y a partir de aquí opinen. Habrá gustos para todos y todas, pero creo que es un tema para poner, una vez más, encima de la mesa.